top of page

Espacio liminal: Vivir los espacios intermedios


“No seas casi mar ni casi rio. O sé mar, or río o nada" decía la letra de una de mis canciones favoritas mientras crecía. De niña, recibí cientos de mensajes similares que me advertían sobre el peligro de estar en el medio o a medias. Y así aprendí a una edad temprana que el intermedio siempre era un espacio que debía evitarse. No parecía haber un lugar en la vida para tal complejidad.

Uno de mis muchos viajes a través del espacio liminal comenzó cuando me di cuenta de que mi fe católica no era tan fuerte como antes. Me faltaba algo y no podía averiguar qué era. Lo que siguió fueron meses de confusión, pérdida y dolor. Siempre había sido muy activa en la iglesia y muchas veces había proclamado el amor incondicional de mi Dios. Pero de repente, sentí como si todo mi mundo se derrumbara y el Dios que tanto amaba y del que tanto dependía se escurriera rápidamente entre mis dedos. Traté de aferrarme a algo que aún me diera sentido, pero no encontré absolutamente nada. Traté de acercarme a mi comunidad, pero también se estaba desvaneciendo junto con todas mis creencias. Busqué desesperadamente a viejos amigos, visité nuevas iglesias e intenté unirme a nuevos grupos sin éxito. En el fondo de mi mente me repetía a mí mismo que era “tibia”, ni fría ni caliente. Estaba en el medio y de repente sentí mi integridad amenazada mientras intentaba continuar viviendo una fe que ya no me correspondía. Me estaba esforzando demasiado por quedarme en un terreno conocido, alejarme de lo intermedio y dejar de caminar hacia lo desconocido. En el transcurso de mis meses de lucha, el Dios que conocía se silenció y comenzó a desaparecer gradualmente de mi vida.

Fue un período intenso de tiempo y luego, un día, finalmente llegué a otra orilla. Detuve mi viaje y exclamé la verdad que era real para mí en ese momento, que mis creencias habían cambiado y ya no pertenecía a la comunidad en la que me crié. Curiosamente, admitir que mis creencias habían cambiado tan radicalmente fue liberador. Había algo liberador en nombrar una nueva realidad para mí. Todavía anhelaba los amigos y la comunidad que había perdido en el camino, pero finalmente estaba lista para vivir mi vida como la persona en la que me había convertido.

Al reflexionar, ahora sé que el período de aislamiento, dolor, pena, confusión, desesperación que sentí durante meses tenía un nombre: liminalidad.

Esta palabra se ha utilizado para describir un período de desorientación y ambigüedad experimentada por aquellos que están pasando por ritos de iniciación. Este espacio intermedio era un espacio de transición entre la persona que eran antes del ritual y la persona en la que se convertirán después. Los expertos notaron que los participantes de los ritos de iniciación en algunas comunidades experimentaban un estado de confusión y separación de sus comunidades como parte de este proceso. Ese espacio se denominó espacio liminal. Los desafíos que enfrentaron los participantes tenían un propósito: eran una forma de prepararlos para la nueva etapa en la que iban a entrar.

Sin embargo, en las sociedades modernas, donde ya no buscamos separar intencionalmente a los individuos mientras pasan de una etapa a otra, la única forma en que a menudo llegamos a ese mismo espacio liminal es a través de algunas de nuestras luchas y crisis de vida; como el dolor que experimentamos con la pérdida y el cambio inesperado. En ese sentido, todos hemos experimentado la liminalidad en nuestra vida: la transición entre perder un trabajo y encontrar otro, entre dejar una vieja identidad por la que mejor se adapta a cómo nos percibimos, y cada vez que nos hemos tenido que sentar en el incomodidad de no saber a dónde vamos.

Photo by Engin Akyurt at Pexels

Nuestras vidas están llenas de intermedios que suceden tanto en la transición de una fase de la vida a otra, de un lugar a otro, de una forma de ser a otra o al reconocer nuestras identidades complejas. La experiencia intermedia suele ser incómoda y llena de incertidumbre. Es el espacio donde reconocemos lo que ya no es pero aún no podemos ver lo que será. Muchas veces, nos esforzamos por volver al puerto que dejamos atrás, pero ese espacio ya no está disponible para nosotros. No podemos volver atrás y todavía no podemos ver el otro lado en la oscuridad. Nos quedamos en mar abierto, a la deriva y a merced de la corriente que nos lleva. Nadar contra la corriente se vuelve inútil y aumenta aún más el dolor. Para llegar a nuestro destino, debemos rendirnos un poco, aceptar lo que es y dejar de lado la idea de cómo se supone que debía ser las cosas. Requiere que dejemos que el mar nos lleve a la otra orilla y que permitamos que esa experiencia nos transforme. Este lugar de transformación requiere paciencia: es un espacio sagrado. No podemos dejarlo de buena gana y sin haber aprendido nada. Una vez allí, solo nos queda vivirlo profundamente. Cuando finalmente llegamos al otro lado, podemos empezar a dar sentido a lo que acabamos de pasar. En el intermedio somos transformados y en ese proceso de transformación también adquirimos las herramientas (habilidades, conocimientos y sabiduría) que serán necesarias para seguir viviendo nuestras vidas como la persona en la que nos hemos convertido.

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page