top of page

Escuchar con curiosidad en tiempos de distanciamiento social

“La escucha generosa está impulsada por la curiosidad, una virtud que podemos invitar y nutrir en nosotros mismos para hacerla instintiva. Implica una especie de vulnerabilidad: la voluntad de sorprenderse, dejar de lado las suposiciones y aceptar la ambigüedad. El oyente quiere comprender la humanidad detrás de las palabras del otro, y pacientemente convoca lo mejor de sí mismo y las mejores palabras y preguntas de uno mismo ”. - Krista Tippett


Esta cita de Krista Tippet me tocó de manera profunda ya que parece muy apropiada para nuestro tiempo. Ahora que la mayoría de la humanidad, o al menos un gran número de nosotros, está haciendo malabarismos con algunas cuestiones filosóficas y espirituales profundas y grandes, me he estado preguntando lo que significa explorar este tema de la curiosidad. En una definición muy simplista, la curiosidad está impulsada por nuestra necesidad de encontrar respuestas y saber más. De niños, nuestra curiosidad era provocada por la novedad, el color, el brillo a medida que avanzábamos en nuestra tarea de descubrir el mundo. Pero eso cambió una vez que crecimos y ahora la curiosidad sigue siendo tanto universal como personal ya que está impulsada por las cosas que nos interesan como individuos o sobre las que sentimos la necesidad de saber más



Photo by Christina Morillo from Pexels

A medida que practicamos el distanciamiento físico de las personas que nos importan y seguimos buscando formas de mantenernos conectados, ¿cómo sería abordar nuestras conversaciones e interacciones breves con otros con la intención consciente de ofrecerles nuestra escucha más generosa? Quiero decir, nuestra vulnerabilidad ahora es incuestionable, no podemos escapar de ella, pero a pesar de eso, que eligiéramos hacer un esfuerzo adicional y convocar a lo mejor de nosotros mismos para estar completamente presentes para los demás. Es decir, ser verdaderamente curiosos sobre lo que tienen que compartir y sobre la manera en que sus palabras nos revelan algo que no sabíamos de ellos y —ya que nos propusimos escuchar con generosidad— abrirnos a la sorpresa de lo que vayamos descubriendo. Vale la pena intentarlo, es posible que también aprendamos algo nuevo sobre nosotros mismos en el proceso.


---


Y finalmente, un pensamiento aleatorio, personalmente me gusta cuando me sorprende la curiosidad. Es decir, cuando aprendo algo nuevo y experimento una sensación de asombro porque no sabía que "lo quería o lo necesitaba". Es como una curiosidad invertida porque me siento igualmente atrapado por ella y de repente abierta a todas las otras cosas que todavía me queda por aprender. Si tienes curiosidad, este es el podcast que desencadenó este pensamiento. Solo está en inglés, y si vas a escucharlo, haz click ahora antes de continuar leyendo y asegúrate de escuchar hasta el final. https://www.npr.org/2020/02/25/809336135/two-heartbeats-a-minute





Pero si no lo escuchas, te invito que vayas a las marca de la hora, a partir de ese punto escucharás un par de latidos del corazón de una ballena. Un sonido realmente impresionante.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page